El alquiler es uno de los talones de Aquiles del mercado inmobiliario

En un momento en el que el mercado inmobiliario recupera la ilusión tras años de caídas generalizadas en todas las estadísticas, llega el momento de contener la euforia para evitar un recalentamiento de los precios, controlar el stock de vivienda nueva y apostar por el mercado del alquiler y la rehabilitación, según afirma Julio Gil, presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios (FEI). “El principal peligro es que las expectativas creadas en los vendedores sobre la evolución del precio de la vivienda hagan que no se crucen operaciones de venta”.

Mientras algunos expertos han hablado de que el stock de vivienda está siendo cada vez menos influyente en los mercados, otros como Gil creen que el excedente de vivienda sigue siendo importante para cada mercado local en el que marca la curva de la oferta. Para Gil, el sector debe estar regulado en un apuesta clara por la prudencia y para evitar repetir los errores del pasado. “Hemos visto la estrecha vinculación entre el sector inmobiliario y el sector financiero, y España no puede permitirse volver a caer en una crisis como ésta”, concreta.

Junto al resurgir de las compraventas y la estabilización de precios se encuentra el avance del mercado del alquiler de viviendas y el impulso de las administraciones a la rehabilitación de inmuebles. “El alquiler sigue siendo uno de los talones de Aquiles del mercado inmobiliario. El problema es que para los inversores profesionales tiene una baja rentabilidad y una alta complejidad en la gestión. El parque sigue estando en manos de particulares”, destaca Julio Gil.

En cuanto a la rehabilitación de viviendas, Gil pide mayor apoyo de las distintas administraciones ante la falta de financiación para reformar casas. Además, recalca que será “uno de los nichos más importantes de empleo potencial que existen en la economía española”.

https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2015/05/12/736847-julio-gil-el-alquiler-es-uno-de-los-talones-de-aquiles-del-mercado-inmobiliario

El mercado inmobiliario ha pasado “muy rápido de la desolación al optimismo exagerado”

Nuevo viernes. Nuevo ‘¿Quién responde?’. Algo se empieza a mover en el sector inmobiliario español, BBVA habla de mejora del sector, Popular de consolidación de la recuperación, CBRE lo sitúa entre los más atractivos para invertir, los expertos aseguran que las Socimis lo han devuelto a la escena europea…

Este mejor clima inmobiliario ha llevado al Salón Inmobiliario Internacional de Madrid (SIMA) 2015, que se está celebrando en Madrid, a cifras récord, tanto en superficie de exposición como en número de expositores y variedad de producto.

En este resurgir del ladrillo nacional, en mercado financiero hemos querido entrevistar a Julio Gil Iglesias, presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios (FEI), y todo un profesional ligado al sector durante más de 20 años para que nos analice este nuevo escenario.

– ¿Ves una euforia peligrosa en el mercado inmobiliario que pueda llevar a recalentarlo de nuevo?

Hemos pasado muy rápido de un estado de desolación a uno de optimismo que en algunos casos puede ser exagerado. Creo que la necesidad de buenas noticias después de una larga travesía del desierto ha traído esto como consecuencia. Más que un riesgo de recalentamiento creo que el peligro es que las expectativas creadas en los vendedores sobre la evolución del precio de la vivienda hagan que no se crucen operaciones de venta.

– ¿No crees que se trata de una recuperación irreal del mercado por cuanto la demanda nacional de viviendas sigue siendo muy baja?

Estamos entrando en una fase que, a corto plazo,  nos lleva hacia una estabilización. Con una evolución asimétrica entre mercados donde se está asentando la estabilización y otros en los que no se ha completado el ajuste. En el horizonte del medio plazo hay factores positivos y negativos  que veremos cómo finalmente van a evolucionar.

– En el marco del SIMA 2015 algunos expertos han restado importancia a estas alturas al ‘stock’ ¿Crees que es un error pensar que ya no es un lastre?

El stock de vivienda nueva es un elemento que hay que tener en cuenta desde cualquier punto de vista, ahora bien, hay que situarlo y englobarlo en cada mercado local, lo que tiene poca influencia en una ciudad de interior es que haya mucho stock en la costa, lo esencial es el stock existente en cada mercado, pero por supuesto que hay que tenerlo en cuenta para realizar cualquier análisis pues influye claramente en la curva de la oferta.

– Las Socimis están liderando el mercado en estos últimos compases ¿se está profesionalizando el alquiler al mismo ritmo?

El alquiler de vivienda sigue siendo uno de los talones de Aquiles del mercado inmobiliario. El problema es que para los inversores profesionales tiene una baja rentabilidad y una alta complejidad en la gestión. El otro problema es que la financiación para construir viviendas en alquiler es muy reducida con lo que el grueso del parque siguen estando en manos de particulares y no hay muchos visos de cambio, salvo que se articulen políticas para que esto suceda.

– ¿Echas en falta políticas públicas que apuntalen la recuperación del sector? ¿En qué sentido?

Se puede entender que las administraciones públicas hayan tenido que restringir los recursos que dedicaban a las políticas de vivienda en compra y alquiler durante estos años de \”emergencia económica\”, pero creo que en el medio plazo deben plantearse políticas públicas de alquiler o de compra- éste es un asunto susceptible de un profundo debate- que faciliten la emancipación y el acceso a la vivienda, sobre todo a los jóvenes y a aquellas personas a las que esta crisis ha expulsado del mercado.

– El presidente de ACI, Ricardo Martí-Fluxá pedía hace unos días más incentivos para los inversores internacionales ¿Crees que son necesarios?

Con el cambio que se produjo en la regulación de las Socimis se dio un paso adelante. Ha sido muy positivo.  Con respecto a los fondos de inversión desconozco cuales son esos cambios que solicitan y si los mimos suponen o no una alteración sustancial.

– Parece que seguimos midiendo la salud del mercado en número de nuevas promociones, precios… cuando hay tantas viviendas por rehabilitar. ¿Ahora que todo empieza a marchar bien quedará la rehabilitación en el olvido?

Esperemos que no. La rehabilitación es uno de los nichos más importantes de empleo potencial que existen en la economía española, además de otros beneficios sociales que acarrea. Las políticas de las administraciones públicas en los últimos tiempos han puesto mucho énfasis en la rehabilitación, pero sigue existiendo un escollo muy importante, la falta de financiación. Es un problema complejo que necesitamos resolverlo ya.

– Nos adentramos en un nuevo ciclo en el mercado inmobiliario con las mismas estadísticas ¿urge mejorarlas para conocer la realidad del mercado y dar confianza a los inversores?

Es algo imprescindible en lo que tendremos que trabajar ya y es uno de las cuestiones a las que quiere contribuir la Fundación de Estudios Inmobiliarios. Me consta la buena voluntad y la alta capacidad profesional de los técnicos del INE y de Fomento, pero creo que es necesario un acuerdo entre las distintas Administraciones y Ministerios para que se produzca información de calidad la cual es vital para suavizar los ciclos inmobiliarios.

– ¿Qué tareas pendientes tiene el sector para que se pueda decir que ha dejado atrás la crisis?

Las tareas no son pocas y los desafíos son muchos. El sector tiene que intentar volver al punto de equilibrio en el mercado de compra,  para ello tiene que absorber el stock pendiente. Hay que aprovechar esta crisis para dar un impulso a la rehabilitación y crear un parque de alquiler. Asimismo es necesario volver a plantearse políticas de vivienda para atender a aquellos que después de esta dura crisis han quedado fuera del mercado, la demanda de primer acceso es fundamental para el sector y para la economía.

– ¿Crees que el sector ha sacado buenas enseñanzas de la crisis o percibes aún ciertos viejos vicios?

Espero que se implementen políticas de prudencia económica que en el pasado brillaron por su ausencia. Y éstas tienen que venir impuestas por las autoridades económicas y los órganos reguladores. No deben ser políticas intervencionistas, pero tampoco podemos esperar que el sector se autorregule. Hemos visto la estrecha vinculación entre el sector inmobiliario y el sector financiero, y España no puede permitirse volver a caer en una crisis como ésta.

http://www.europapress.es/economia/noticia-julio-gil-mercado-inmobiliario-pasado-desolacion-optimismo-exagerado-20150508134013.html

Julio Gil, nuevo presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios

Gil Iglesias lleva 20 años ligado al sector inmobiliario en el que ha desempeñado cargos directivos tanto en el ámbito empresarial como en el institucional.

El objetivo de la fundación es volver a convertirse en un referente dentro del campo de la investigación y el estudio inmobiliario.

La Fundación de Estudios Inmobiliarios (FEI) ha nombrado como presidente a Julio Gil Iglesias, un profesional ligado al sector durante más de 20 años, a lo largo de los que ha desempeñado numerosos cargos directivos tanto en el ámbito empresarial como en el institucional. El fin de esta institución es fomentar el desarrollo cultural, científico, de investigación y de estudio en todo el ámbito de la actividad inmobiliaria, en sus aspectos técnicos-materiales, jurídicos y económicos.

Con este nombramiento, y su apuesta por “el compromiso, la experiencia y el conocimiento del sector de Julio Gil”, la FEI pretende volver a convertirse en una referencia dentro del campo de la investigación y el estudio del sector inmobiliario . En esta línea, la composición del nuevo Patronato, órgano rector de la Fundación -que aún no se ha dado a conocer-, pretende representar las distintas sensibilidades dentro del sector con idea de conseguir “la mayor pluralidad e independencia”.

Los precios seguirán bajando en 2014

Los pisos se depreciarán también este año, según los expertos, que discrepan con respecto a 2015.

Los analistas inmobiliarios tiene muy clara una cosa: que depende. El topicazo gallego sí se hace cierto en el irregular y a veces árido ámbito inmobiliario español. Depende de la tipología de la vivienda. Depende muy mucho de la localización. Depende del stock de la zona. Y depende, sobre todo, del crédito. ¿Y qué depende? Casi todo: el precio, las ventas, la construcción de nuevos edificios…

Pero para eso inventaron las medias. Y ahí sí se sienten más cómodos los expertos. El precio promedio seguirá bajando, opina la mayoría. Las ventas crecerán levemente, creen casi todos. El crédito aumentará un poco, prevén. Y así sucesivamente.

En términos generales, o sea hablando de promedios, el consenso es que la depreciación va a continuar. Así lo opina, en primer lugar, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s, que vaticina una caída media del valor de la vivienda española del 2% en 2014 y un estancamiento en 2015. Su competidora Fitch se ha limitado a asegurar que la depreciación se producirá tanto en 2014 como en 2015, al que sitúa como último año del ajuste.

Hay que recordar que, desde mediados de 2007, cuando se comienza a pinchar la burbuja inmobiliaria, los pisos se han abaratado ya un 40%, según los datos de la principal tasadora del país, Tinsa.

Los principales analistas del sector también son prudentes. Julio Gil, director de la consultora inmobiliaria Horizone, asegura que “con carácter general, los precios van a seguir en descenso. Bien es cierto que de una forma mucho más moderada que hasta ahora”. Y la venta de viviendas, ¿repuntará? “En el conjunto global es posible que haya un comportamiento mejor, por el componente estacional del año anterior”. ¿Y si se desestacionalizan los datos e incluso se excluyen las operaciones de las entidades financieras? “También pudiera ser que se produjera un ligero aumento, pero leve”, afirma Gil.

Otros expertos, como José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra, y José Luis Ruiz Bartolomé, consultor y autor del libro Adiós, ladrillo, adiós, coinciden con Gil: la temporada de rebajas no ha acabado en el sector inmobiliario, pero serán mucho más “suaves”.

El presidente de la patronal APCE, José Manuel Galindo, acota que “allí donde hay escasez de oferta los precios pueden llegar a subir”. Pero, eso sí, no hay que tener prisa”.

Julio Rodríguez, expresidente del Banco Hipotecario, da otra clave: “La banca sí da financiación para las viviendas de su balance, incluso por el 100% del valor, pero a costa de no bajar tanto el precio de venta”. Así que aún hay recorrido a la baja.

Y eso que en los dos primeros meses del año el valor de los pisos ha subido. Según los datos de los notarios, en enero el precio medio del metro cuadrado de vivienda libre subió un 8,9%, hasta los 1.294 euros. Y en febrero, un 0,6%. Pero son sólo dos cifras puntuales, producto de una distorsión estadística: que en enero y febrero de 2013 no se vendieron apenas inmuebles, ya que los compradores adelantaron sus adquisiciones a los últimos meses de 2012, por el fin de la deducción fiscal por compra de la vivienda habitual. “Son datos bastante volátiles”, advierte Gil.

En todo caso, como apunta este analista, “desde mediados de 2013 se han producido cambios positivos para el sector, porque ha aumentado la confianza de los compradores y han aparecido inversores dispuestos a comprar. La vivienda tiene cierto atractivo, cosa que hace un año era impensable”.

Dicho esto, es el momento de la pregunta del millón: ¿es hora de comprar vivienda? En las zonas sin stock, sí puede serlo si se consigue financiación. Para los ahorradores y para los fondos oportunistas, también. Para el grueso de la población, en términos generales, no. Pero ese momento está más cerca. O menos lejos.

http://www.expansion.com/accesible/2014/05/11/empresasinmobiliario/1399829568.html